domingo, 17 de agosto de 2008

Pura: El dia del Señor esta serca!


Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los cielos, Jehová y los instrumentos de su ira, para destruir toda la tierra.

Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.

Por tanto, toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre,
y se llenarán de terror; angustias y dolores se apoderarán de ellos; tendrán dolores como mujer de parto; se asombrará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas.

He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores.

Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor.

Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes.

Haré más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre.

Porque haré estremecer los cielos, y la tierra se moverá de su lugar, en la indignación de Jehová de los ejércitos, y en el día del ardor de su ira.


Isaias 13:5-13


Haz una cadena, porque la tierra está llena de delitos de sangre, y la ciudad está llena de violencia.

Traeré, por tanto, los más perversos de las naciones, los cuales poseerán las casas de ellos; y haré cesar la soberbia de los poderosos, y sus santuarios serán profanados.

Destrucción viene; y buscarán la paz, y no la habrá.

Quebrantamiento vendrá sobre quebrantamiento, y habrá rumor sobre rumor; y buscarán respuesta del profeta, mas la ley se alejará del sacerdote, y de los ancianos el consejo.

El rey se enlutará, y el príncipe se vestirá de tristeza, y las manos del pueblo de la tierra temblarán; según su camino haré con ellos, y con los juicios de ellos los juzgaré; y sabrán que yo soy Jehová.

Ezequiel 7:23-27


Esto esta apunto de suceder, los tiempos se acaban, se acortan los días, arrepintamonos de nuestros pecados, reconciliaos con Dios hoy, porque para eso envió Dios a su Hijo Jesucristo, para que tubieranos la oportunidad de ser perdonados de nuestros pecados y escapar de el gran día de Jehová, el gran dia donde caerán los juicios merecidos sobre la tierra..
Publicar un comentario