jueves, 19 de noviembre de 2009

Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano.

SALMO 37:24
Publicar un comentario