lunes, 18 de mayo de 2009

Daré por respuesta a mi avergonzador, Que en tu palabra he confiado

Yo anduve errante como oveja extraviada; busca a tu siervo,
Porque no me he olvidado de tus mandamientos.

¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos
Para guardar tus estatutos!

Entonces no sería yo avergonzado,
Cuando atendiese a todos tus mandamientos.

Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba;
Mas ahora guardo tu palabra.

Bueno me es haber sido humillado,
Para que aprenda tus estatutos.

Sea mi corazón íntegro en tus estatutos,
Para que no sea yo avergonzado.

Venga a mí tu misericordia, oh Jehová;
Tu salvación, conforme a tu dicho.

Y daré por respuesta a mi avergonzador,
Que en tu palabra he confiado.

Los que te temen me verán, y se alegrarán,
Porque en tu palabra he esperado.

Sea ahora tu misericordia para consolarme,
Conforme a lo que has dicho a tu siervo.

Hablaré de tus testimonios delante de los reyes,
Y no me avergonzaré;

Susténtame conforme a tu palabra, y viviré;
Y no quede yo avergonzado de mi esperanza.



.....................................
Publicar un comentario